m

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipiscing elit. Etiam posuere varius
magna, ut accumsan quam pretium
vel. Duis ornare

Latest News
Follow Us
GO UP

Avistamiento de aves

Chile es percibido por los ornitólogos como un excelente destino para ver aves debido a la gran cantidad de especies que habitan o que regularmente recorren el país y que alcanzan unas 500 variedades. Por esta razón, cada vez más aficionados del birdwatching –nombre inglés con el que se conoce esta actividad arriban a Chile a incorporar alguna especie a su lista de aves observadas.

Los Lagos, específicamente, es una de las regiones más idóneas para desarrollar esta afición, gracias a una buena cantidad de áreas que constituyen hábitats regulares de diversas especies de aves, y que han sido reconocidos por importantes instituciones de conservación natural, como BirdLife International, organismo que sitúa a los parques nacionales Alerce Andino, Vicente Pérez Rosales, Chiloé y Puyehue en la categoría de hábitat privilegiado para diferentes especies. A éstos habría que agregar el río Maullín y la zona de Caulín, en Chiloé.

El avistamiento de aves en la región se extiende todo el año, lo que favorece la implementación de este tipo de turismo de intereses especiales, orientado a quienes buscan conocer diversas especies, examinar sus carac terísticas morfológicas, distinguir sus hábitos, escuchar sus cantos y obtener registros; todo ello apoyado por apuntes e implementos usuales en este caso, como mapas, excelentes binoculares y máquinas fotográficas.

Esta modalidad turística ha sido literalmente enfocada por BirdsChile, una empresa de ecoturismo que ofrece, desde el año 2009, una variada gama de tours relacionados con el avistamiento de aves. Si- guiendo los lineamientos del programa Conservation Through Traveling (CTT) –que apoya comunidades y emprendimientos locales con el fin de transformar el turismo en la herramienta más efectiva para pro- mover la conservación y protección de la vida silvestre y sus hábitats– esta empresa, conformada por guías naturalistas expertos en avifauna, ofrece auténticas experiencias en este campo del turismo sustentable, basadas, principalmente, en un amplio conocimiento de las especies, la naturaleza y la cultura de los lugares en que se desarrolla la actividad.

Los programas son variados y presentan diversos recorridos por la región. Aprovechando las primeras luces del día, en los alrededores de Puerto Varas, en los humedales y campos que circundan la ciudad de las rosas, es posible encontrar aves tales como el zarapito, pato jergón grande, pato jergón chico, sietecolores, run- run, trile, rara, zorzal, queltehue, bandurria, chirihue, entre muchísimas otras especies. Esta experiencia urbana de avistamiento, que se realiza al amanecer, es una gran iniciativa para empezar la jornada, pues su duración de tres horas deja tiempo para que el visitante emprenda otras actividades durante el día.

El parque Alerce Andino, ubicado en la provincia de Llanquihue, en las comunas de Puerto Montt y Cochamó, constituye uno de los hábitats más apro- piados para la observación de aves. El parque, que forma parte de la Reserva de la Biosfera Bosques Templados Lluviosos de Los Andes Australes, ofrece interesantes senderos que facilitan el avistamiento de aves, en jornadas que duran un día y que permiten encontrarse con los crípticos tapaculos como el chucao y el huet-huet, y avistar a los escurridizos colilarga, rayadito y comesebo.

Otra área ideal para el avistamiento de aves es la Isla Grande de Chiloé, especialmente la costa de Chacao y labahíaCaulín–declarada“santuariodeaves”–,hogar de distintas especies de gaviotines, gaviotas cormoranes y pelágicas, como las golon- drinas de mar y los petreles. Explorando la costa se pueden observar numerosas especies migratorias, entre otras, el zarapito de pico recto, el playero ártico, playero de baird y pitoty. La abundante vegetación, pastizales y humedales que existen en la zona generan un hábitat óptimo para el despliegue de variadas especies de patos, pequeñas aves de bosque como el chucao y el rayadito y aves de ambientes abiertos en las que se aprecian, por nombrar solo algunas, loicas, pitios, tordos, mirlos y bandurrias. Al llegar a la costa oeste de la isla se encuentra la única colonia repro- ductiva, lugar donde cohabitan pingüinos de Humboldt y de Magallanes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamma Bermúdez (@tamma_bermudez)

La desembocadura del río Maullín es uno de los mejores sitios para observar las aves del sur de Chile. Casi el 50 por ciento de las aves migratorias que llegan al país durante el verano austral escogen este lugar para la temporada. En los humedales de este río se pueden distinguir, en un buen día, más de 50 especies de aves asociadas a ambientes acuáticos, pastizales y arbustivo; entre ellas: cormorán de las rocas, cormorán imperial, cormorán lille, piquero, playero vuelvepiedras, chorlo doble collar, zarapito pico recto, zarapito común, playero de baird, playero blanco, pilpilén negro y común, gaviotín sudame- ricano, gaviotín piquerito, bailarín chico, run-run, rara, tenca, choroy, cachudito, colilarga, chucao, churrín de la Mocha y del sur, cisne cuello negro, coscoroba, pato cuchara, pato real y pato jergón grande.

Otro sector que representa condiciones inmejorables para el avistamiento de aves es el río Chepu, al norte de la isla de Chiloé hacia el Pacífico. En el remanso de éste, la laguna Coluco surge como uno de los lugares de la región más propicios para observar un número significativo de especies, entre éstas, una interesante variedad de patos (colorado, real, cuchara, jergón y de anteojillos).