m

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipiscing elit. Etiam posuere varius
magna, ut accumsan quam pretium
vel. Duis ornare

Latest News
Follow Us
GO UP

Coihuín La tierra del oro verde

El pequeño villorrio costero de Coihuín, atesora en sus imponentes bancos de arena la presencia de una milenaria alga marina ampliamente utilizada para la medicina, los cosméticos, y la industria alimentaria. Si bien la sobreexplotación amenazan al que fuera el oro verde de la región, aún es posible ver el duro trabajo de los algueros.

Distante a 8 kilómetros de Puerto Montt, Coihuín es un pequeño poblado cuya vida se volvió significativamente intensa a partir de la década de 1980 cuando llegaron a sus costas numerosos grupos familiares atraídos por la recolección, el cultivo y la comercialización de la milenaria alga Gracilaria chilensis, conocida popularmente como pelillo. En temporada alta —de septiembre a marzo—, es común ver a los algueros en sus carretones tirados por caballo que ayudados con una horca entierran los manojos de pelillo en la arena de esta plácida bahía bañada por las frías aguas del océano Pacífico. Pero ya no es lo que era. La sobreexplotación casi mata a este recurso, que fue llamado como el oro verde por el color de las algas en su estado natural. Antes, los algueros se limitaban a recoger el producto que generosamente ofrecía la naturaleza. Ahora, para poder recolectar el pelillo, hay que sembrarlo y esperar a que crezca. Los mayores atractivos de este villorrio costero, que deja traslucir su pasado eminentemente rural y su vínculo con el mar, son los bancos de arena de origen volcánico provenientes de los múltiples brazos del gran delta del río Chamiza, que quedan al descubierto durante las horas de marea baja, donde el mar se recoge por varios kilómetros. También destacan su antigua iglesia y su pintoresco cementerio, los que simbolizan la profunda religiosidad de sus pobladores que se expresa en multitudinarias misas y con la procesión de Lourdes cada 11 de febrero. En Coihuín se encuentra una lugar de baño llamado “el pozón”, y hacia el norte se une con Pelluhuín donde vive una pequeña comunidad de algueros junto a un milenario bosque de alerces fosilizados.