m

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipiscing elit. Etiam posuere varius
magna, ut accumsan quam pretium
vel. Duis ornare

Latest News
Follow Us
GO UP
Mate en Futaleufu

¿Qué hacer en Futaleufú?

Qué ver

Futaleufú se caracteriza por sus actividades al aire libre y los deportes extremos. No es casualidad que, en el año 2000, el campeonato mundial de rafting se hiciera en el Río Futaleufú; es uno de los 3 mejores del mundo para esta actividad. Es ideal también para la pesca recreativa; en el Pozón de Los Reyes se sacan (y se devuelven) truchas arcoíris, truchas marrón y enormes salmones que suben por el río. En torno a la Laguna Espejo, donde se instalaron los primeros colonos, se abre un paisaje que maravilla a quien lo observa. Allí anidan, además, una gran diversidad de aves.

Para las mejores vistas aéreas del pueblo; suba la Piedra del Águila, imponente en las alturas. El Lago Espolón se ubica junto a la Sierra Teta e invita a contemplar sus paisajes casi intocados. A su vez, el Río Espolón, que se alimenta de las aguas del lago, posee playas en distintos puntos de la ribera. Desde El sector “El Azul”, junto al río del mismo nombre, se observa una de las tres principales cumbres de la comuna: el Cerro Tres Monjas, que con un buen guía puede ser recorrido a caballo o a pie.

El Lago Lonconao aparece con sus aguas tranquilas, ideales para el kayak o navegar en bote. La Reserva Nacional Futaleufú, ubicada entre los valles de “Las Escalas” y el Río Chico, se viste de bosques de cipreses, coigües, lengas y saltos de agua. Desde aquí se disfruta la vista del Mirador El Cóndor. Destaca también el sector “El Límite” desde donde se puede cruzar el río en balsa a la usanza antigua, o el sector “La Dificultad” al que hace cuarenta años sólo se llegaba haciendo un viaje de siete horas a caballo y a pie, avanzando por las mismas huellas angostas por las que antiguamente los troperos llevaban sus productos hasta Puerto Piedra.

Río Futaleufú

Declarado Zona de Interés Turístico por el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), es reconocido a nivel internacional, el Río Futaleufú ofrece un paisaje de verdes extraordinarios y permite disfrutar de rápidos y saltos intermedios, además de valles de origen glacial.

Piedra del Águila

El sendero Piedra del Águila es uno de los senderos clásicos del pueblo de Futaleufú. A sólo 4,5km de la plaza de armas, presenta una excelente opción para la práctica de senderismo mientras disfrutas de hermosos lagos como el Pinto y Noroeste.

A quién visitar

Sólo se conoce Futaleufú a través de su Patrimonio Cultural. Con un guía local se puede recorrer las huellas de su pasado reflejado en sus antiguas casas, tiendas y calles llenas de historia, de lugares emblemáticos y los personajes clave que le han dado vida.

Aventurarse con un Tropero en una cabalgata por las montañas es medio privilegiado para conocer las rutas pioneras y a sus Arrieros y Campesinos. Se puede aprender de sus modos de vida y de la cultura gaucha en la estancia, conocer sus huertas, sus animales y sus oficios tradicionales como el arreo de ganado, laceaduras, señalada y apialaduras; en fin, una vida en armonía con la naturaleza, que invita a conectarse con la tierra. Escuchar las historias del “Río Grande”, acompañadas de acordeones, guitarras y boinas es un placer.

Los Artesanos de Cuero, especialistas en Sogas y Tamangos, utilizan técnicas aprendidas de los antiguos y que se siguen usando hasta hoy. Por más de un siglo, los ríos han sido un desafío geográfico importante para los colonos de su ribera. Otra forma de franquearlos son las Pasarelas construidas por antiguos colonos a quienes todavía puedes conocer.

En las praderas se puede encontrar a las Tejedoras de cordillera y también aprender sobre la técnica de la esquila, escarmenado, hilado, teñido de la lana y sobre las prendas que confeccionan con sus telares, vistiendo por décadas a los habitantes de Futaleufú.

What to try

Futaleufú posee un espíritu innovador que se refleja en su gastronomía: los habitantes de la comuna han creado especiales recetas aprovechando ingredientes como los frutos silvestres y también la morchella, hongo reconocido mundialmente y que crece en la cordillera andina. Su cocina, al igual que en el resto del territorio de Patagonia Verde complementa los recursos tradicionales, como carnes y quesos, con el uso de vegetales y frutas propias de este territorio.

Es imprescindible compartir un Asado de cordero Patagón al Palo, con tortas fritas, mate y vino en bota a la luz de los chonchones; una vivencia que ningún visitante de la Patagonia se puede perder.

Liebre

La libre es un especial de Futaleufú, sobre todo si se la acompaña con morchellas. Los productos que se utilizan en su preparación son locales, todos recogidos en el valle. La morchella se recolecta en octubre y se puede conservar seca por varios meses.